Inicio·Tratamiento·Profesional·Psicologia Clínica·Terapia de Estimulación Johasen·Terapia de Reorganización Neurofuncional·Ubicación·Contacto Tl.+34  672 65 45 95   · 2012 Psicei Todos los derechos reservados ·

El Trastorno de Procesamiento Auditivo (TPA) (antes conocido como Trastorno de  Procesamiento Auditivo Central) es un trastorno de la forma en la que la información auditiva es procesada en el cerebro. No es debido fundamentalmente a causas sensoriales (oído interno) o discapacidades auditivas, los individuos con TPA tienen normalmente una audición periférica dentro de la normalidad.
El TPA es un término que abarca una variedad de problemas en las vías nerviosas que van del oído al cerebro y que pueden interferir con el procesamiento de la información auditiva, como ocurre con: la incapacidad para oír mensajes auditivos, distinguir entre sonidos o palabras similares, separar el habla relevante del ruido de fondo, o la habilidad para recordar o comprender lo que se ha oído. Los trastornos de procesamiento auditivo pueden afectar el desarrollo del habla, el lenguaje y la comunicación, así como a la lectura y la ortografía, pudiendo estar asociado a la dislexia y/o a problemas a la hora de hablar y comprender el lenguaje.
Esta gama de dificultades pueden darse como características aisladas o aparecer de forma combinada e incluyen problemas específicos de:

  • Discriminación auditiva: Describe la capacidad de discriminar entre sonidos similares como la f y la c,  m y  n, p y b, etc. y para identificar donde acaba una palabra y comienza la siguiente.
  • Procesamiento lateral: Describe la  ruta utilizada desde los oídos hasta los principales centros de decodificación del lenguaje en el cerebro. Puede ocurrir que se de una falta de preferencia de oído, o que se de una discrepancia entre el oído principal y el centro dominante del lenguaje, esto puede desembocar en un retraso en el procesamiento de los sonidos de habla, o en una confusión auditiva.
  • Orientación a los estímulos acústicos: la orientación hacia la fuente del sonido o sonidos es un precursor de la capacidad de focalizar la fuente del sonido y elegir de forma selectiva el mantener la atención sobre él o el ignorarlo. La dificultad en la localización del sonido puede llevar a cierto grado de confusión auditiva y a problemas de atención.
  • Retraso auditivo: Esto puede ocurrir por distintas razones, y a menudo está asociado al fracaso en el establecimiento de la dominancia de oído o como ya se ha mencionado anteriormente a la discrepancia entre el oído dominante y el centro del lenguaje dominante. Los síntomas del retraso auditivo incluyen la dificultad en el procesamiento de secuencias auditivas y los errores del cerebro en el procesamiento de ciertos sonidos.
  • Confusión Auditiva: Esto puede ocurrir cuando hay una dificultad en la localización o el aislamiento de sonidos individuales cuando se está en un entorno donde hay múltiples fuentes conflictivas de ruido. “La sordera de las fiestas” es un ejemplo de confusión auditiva donde el sonido de fondo compite con el de primer plano.
  • Efecto de unión al estímulo auditivo: Describe la incapacidad de ignorar los estímulos irrelevantes del entorno inmediato. Los individuos que sufren este efecto se distraen fácilmente por estímulos auditivos irrelevantes.
  • Hiperacusia: La hiperacusia describe la hipersensibilidad a todas o a determinadas frecuencias de sonido, que  puede tener como resultado de generar en el individuo una sensación dolorosa o incómoda, dificultades en el procesamiento de la información auditiva o problemas de atención. La hiperacusia es a veces un rasgo de los Trastornos del espectro Autista y comportamientos asociados a éstos.

La Estimulación Auditiva Individualizada de Johansen puede  ayudar a identificar dificultades individuales de procesamiento auditivo, y a través de la estimulación auditiva individualizada, entrenar al sistema auditivo y las vías relacionadas a trabajar de forma más eficiente.