Inicio·Tratamiento·Profesional·Psicologia Clínica·Terapia de Estimulación Johasen·Terapia de Reorganización Neurofuncional ·Ubicación·Contacto Tl.+34  672 65 45 95 · 2012 Psicei Todos los derechos reservados · Los niños que presentan un retraso en la adquisición del lenguaje y los que han sufrido de otitis de repetición en la primera infancia, son claros casos en los que sería conveniente evaluar la presencia de dificultades de procesamiento auditivo.       Otras señales que pueden alertarnos son:       Estar “en las nubes” en clase.       Dificultades para entender lo que se dice cuando hay ruido de fondo.       Dificultades para seguir instrucciones dadas oralmente (necesidad de comprobar lo que hacen los compañeros). Tener problemas para filtrar, no pueden ignorar la información sensorial no relevante. Confusión o inversión de letras Mala comprensión lectora. Tardar más tiempo del necesario en completar una ficha o los deberes. Conducta disruptiva a causa de lapsos cortos de atención. No siempre responde cuando se le llama por su nombre. Hipersensibilidad o disgusto por algunos sonidos en particular. Habla vacilante o mal articulada. Entonación plana. Decir ¿qué? O ¿eh? Varias veces al día. Si un niño muestra problemas de aprendizaje o de conducta habría que vigilar su percepción auditiva. Desafortunadamente los procedimientos estándares que se aplican en los centros educativos para detectar si requieren un apoyo educativo especial, no cuentan con tests de preferencia  ni de percepción auditiva. s